Nominado a los óscars, este corto de Javier Fesser es una película preciosa, rodada en Casamance (sur del Senegal) con niños, hombres y mujeres de allí como protagonistas. Muy interesante y emotivo.

Anuncios